Apr 24, 2008

Rosas como amarillas

Recordarás quizá, entre los escombros de tu tersa memoria, uno que otro dicho que emanaron de mis labios y de mis manos, cuando te advertía que iba a dedicarte un escrito que sea capaz de mantenerse tatuado entre los pliegues de tu corazón y tu mirada.

Recordarás, a lo mejor, esa sonrisa que brotaba en el fondo de un auricular tecnológico, aconsejándote poemas copiados y trabados. Todo para alguien como tú.

Recordarás esos pasajes sobrenaturales que nos contábamos al oído, como dos personajes de cuentos distintos. Cómo quisiera que lo recuerdes siempre, aunque compartas ya otra figura masculina dentro del vientre de tus ilusiones.

Nada más que decir por ahora. Nada, a no ser que tenga que mencionar esas rosas amarillas que nunca te podré dar, ni esos detalles malvados que no hiciste en el centro de mi cama. Nada de eso, porque no estás. Nunca estuviste, nunca has de estar.
---

1 comment:

CaroliNa said...

!qué bonito jorsh¡
me ha gustado mucho, es uno de los escritos más sencillos y hermosos que te he leido, seguro que recordará, las cosas hermosas siempre se recuerdan, se quedan con nosotros, hasta que también nosotros nos vamos para nunca volver.
Un beso, muy lindo de veras.